lunes, 5 de octubre de 2015

Adios Churruca, adios



Estoy aquí sentada en mitad de la noche, viendo Kun fu Panda y escuchando a mis bebés gatines jugar y la lluvia cayendo con fuerza en el patio…

Pero no puedo evitar sacar de mi pensamiento mi hogar. Mis hogares si me apuras.



Me explico; estoy aquí en esta casa mía, la que me compré y que me és completamente ajena por mucho que intente hacerla mía. (otra vez)

Aquí llevamos viviendo ya unos días. Todavía hay montañas de cajas y Ruri y Tatti se sienten aún nerviosas e inseguras.

Se sienten como yo.

Y es que para una persona, que odia los cambios, un poquito "asperger" si quereís… dos fracasos laborales, tres mudanzas y cuatro pérdidas de seres queridos “de primera fila” en menos de cinco años es mucha caña y no puedo por menos que resentirme.


Aquí vengo a lloraros mi última tragedia. “Tragedia”, de esas cosas que tarde o temprano nos tocan en la vida; todos perderemos a nuestros padres y todos tendremos que enfrentarnos a todo lo que ello supone, que no es poco, ya os voy avisando… (esas cosas a las que la gente suele enfrentarse a los 50 o 60 años, a mí simpre me toca antes). Este mes tocaba desmantelar la casa familiar.



Churruca.

Churruca es la casa, referente en mi familia. Mis bisabuelos la alquilaron por primera vez hace más de cien años, y después de ellos, mi abuela, mi madre y finalmente yo misma.

Dejar Churruca ha sido duro y doloroso. No solo porque sea una casa grande, bonita, bien ubicada… o la casa de mi infancia… Churruca es un “referente familiar” es una parte fundamental de mi vida y la de los míos y esto añade, a la carga emocional, también una gran responsabilidad para con “nuestra historia”.



Me da rabia porque no voy a ser capaz de escribiros y describiros aquí todo esto que siento.



Ahora estaba aquí sentada como os decía, y no podía dejar de pensar en que esas paredes, esas puertas, mis paredes y puertas y habitaciones están ahora mismo ahí solas. Vacías.

Así como lo dejamos todo. Como se deja todo después de una mudanza; con montoncitos de papeles viejos, libros y otros cacharritos no seleccionados, porque uno no puede cargar todo en una maleta.

Me imagino el barco de madera precioso, con sus timones sus anclas y sus ojos de buey que nos hizo el tito a mi hermana y a mí. El tito Juan era además de una bellísima persona, un artista.

…la cocina medio desmontada. Pienso en los pollitos de vencejos que caerán el verano que viene por el hueco del calentador y no encontrarán a nadie para sacarles a delante. El mirador donde Ruri ha sido TAN feliz durmiendo al sol… creo que nos lo dejamos abierto. Ese mirador que fue el único del edificio que perdió parte de sus cristales con la caída cercana de algún obús durante la guerra. Y esa guerra en la que entre las paredes de Churruca llegaron a convivir y pasar el hambre de la posguerra más de 22 de mis familiares y un  gato, que dormía en la carbonera de la cocina.

Mi madre me hablaba de cuando en casa, en las casas, no había baño. Solo una letrina en un cuartito de la cocina. Y allí mismo, en un barreño se bañaban y re arreglaban. Menuda evolución la de esa cocina… 22 personas para una letrina y un barreño de agua tibia.

También se ha quedado ahí sola la gotera de la esquina del cuarto de estar. La gotera que salio allá por mediados del siglo pasado y que por muchos parches que apañasen volvía a salir una y otra y otra vez. Imaginaros a mi bisabuelo Antonio sentado con Antonio Machado, que vivía en el segundo, escuchando la radio que estaba en un estante en esa misma esquina. Cada uno en una silla, uno en frente del otro, con un barreño en medio para recoger el agua de la gotera.

Antonio Machado y Manuel Machado venían mucho por casa. Mi bisabuelo era un hombre con curiosas amistades. También fue amigo de Einstein y le enseñó a soplar vidrio en alguno de sus viajes. Mi bisabuelo debió ser una persona muy interesante.



Imagino en esa casa también a Curra, una pekinesa que alguno de sus novios le regaló a mi abuela, esa pekinesa marrón a la que le gustaban las uvas, pero las uvas sin piel ni pepitas. Un buen día, mi abuela se cansó de la buena perra y se la cambió a una gitana por unas mantelerías… así me contaba mi madre.



Recuerdo a mi abuela llamando al telefonillo por sorpresa y presentándose en casa para poner patas arriba la familia. La llegada de la abuela era fiesta para los nietos, pero… a veces, no tanto para los mayores. Me hacía tanta ilusión ver a mi madre preparar la habitación de invitados porque venía la abuela… Churruca tenía una bonita habitación de invitados. Con sus dos cama con unas colchas marrones con relieve y sus cabeceros de bambú. Buenos recuerdos.



Y ahí se ha quedado la esquina de mi habitación. Nadie sabrá que esa esquina redonda tiene la parte baja rebajada y rectangulada porque mi madre se lo pidió al pintor, al “pitufo”, para que mi cama se pudiese pegar completamente y yo no tuviese miedo de “la pata de pollo” (ya os contaré esta historia). Gracias mamá.



Mi casa vacía.

En realidad, ni mi abuela, ni mi madre, ni yo fuimos felices ahí. Mi abuela decía que en esa casa nadie podía ser feliz. Como si de una maldición se tratase. Mi hermana y yo no creemos mucho en esas cosas, pero…

Mi hogar fue otro. Ese feliz que también me quitaron.



Allí han quedado algunos de mis muebles favoritos, que viajaron de Tenerife a Madrid y acabaron en Churruca, míos, vete tú a saber cómo.

Quería haberme llevado hasta la cerradura. Recuerdo cuando volvíamos una noche de no sé dónde y al llegar a la puerta vimos que estaba forzada. Mi hermana y yo éramos muy pequeñas y mis padres nos bajaron al segundo, a casa de Esteban y Conchita mientras venía la policía y todo el jaleo. Esa noche nos llevaron a dormir a casa de los titos y ellos durmieron en casa con una cortina como puerta. Nos robaron el transistor que estaba encima de la chimenea, un micrófono y más cosas que yo no recuerdo. Así mis padres pusieron la primera puerta blindada del edificio.



Esteban y Conchita, la Pepa, Carmen la portera, Melchor el de la vaquería, La tacita de plata… antes uno sabía y conocía su casa, su edificio, su barrio… las cosas no cambiaban cada tres meses. La vida era más familiar.



Yo siento que en esa casa, por mucho que me repitáis esa frase “que solo son paredes, que los recuerdos están en el interior de cada uno” y todas esas cosas con las que intentáis animarme… En esa casa se queda mucha energía, se queda un pedacito de mí. De esas paredes que acaricié. Pedacitos buenos, pedacitos malos, pedacitos míos, de mi madre, de mi abuela y sus siete hermanos, de mis bisabuelos, de Jose María Sinaris, que no sé quién és pero siempre consta en los buzones y viejas facturas de la luz.



Después de más de cien años de historia, Churruca se queda vacía. Y a la espera de vete tú a saber qué futuro.

Desconocidos y desconocedores de mi hogar, de la historia, de mi historia, de mí. De sus grietas, olores, sus fantasmas… Y duele, cómo duele…








lunes, 30 de marzo de 2015

PUNTITO CINÉFILO: parte 1

Hola a todas,
primero de todo, disculparme por el largo espacio de ausencia. Ya sabéis, cuando no hay ánimos, no hay ánimos para nada. Y mejor, porque lo que hubiese escrito habría sido tan feo, triste y tremendo y derrotista, que no os hubiese molado nada ni a las más fans de mi lado depre que, ciertamente, en ocasiones me hace escribir  tan sincero que se hace hasta bonito.
Hoy reemprendo la aventura con algo ligerito y entretenido. Para ver si os engancho otra vez...

Cine
Cómo lo véis?
 Hace tiempo que tengo ganas de compartir cosas de este arte que tantas horas de mi vida a llenado, en ocasiones de forma gloriosa y otras no tanto. Iba a haceros lo típico de las listas de favoritas... lo haré. Hay cuatro o cinco que solo recordarlas me mueven tantas emociones, que...

AYSSS!!! no sé si voy a saber-poder escribiros de cine, me emociono y se me llena la cabeza de ideas solo de pensarlo!!! escribiendo esta entrada, he creado unos quince posibles post en mi cabeza!!!

Hoy me voy a centrar en una pelícua que he visto a penas hace unos meses y que de golpe y porrazo se ha metido en esa lista mía de favoritas sin dudarlo un instante.


Un viaje de diez metros (2014) Poster
       
 "Un viaje de diez metros" ("The hundred-food journey)
Dir. Lasse Hallström
Int. Helen Mirren, Om Puri, Manish Dayal...



Y es que es un gustazo, cuando vas a ver algo, con no demasiada fé, porque ha sido un plan repentino y te meten en el cine, que además es versión original subtitulada...
*inciso:
-sí, sí, ya sé que os encanta la versión original, que cuando traducen las películas pierden algo de su verdad, de su fuerza... y los que preferimos la traducción somos unos incultos o bla bla bla... pero ya conocéis mi falta de concentración... y tener que poner mis cinco o seis sentidos a la traducción, mientras intento ver las imágenes sin que me distraigan los subtítulos, que mis ojos se empeñan en leer, a la vez que me distrae la lucecita de emergencia del pasillo, el señor que se levanta al baño y los mínimos gestos de los que se sientan a mi lado!!! al final me pierdo la mitad... versión original o traducida! me matáis con los subtítulos!!! Además listillas, reconoceréis que Darth Vader o Clint Eastwood no serían lo mismo sin Constantino Romero y que los Goonies o Marti MacFly los recordáis con sus voces en traducción y no verlas así se os hace raro...
*fin del inciso

...y sin palomitas! Y entras en el cine y empieza la película, de la que no sabías absolutamente nada porque se te debío escapar ese Días de cine. Pero a penas transcurren 10 minutos; el principio de la historia, los colores, los paisajes, los personajes... derepente te encuentras absorta, inmersa y completamente maravillada y deseando más, y solo han sido un puñado de fotogramas!!! y esperas, rezas porque se mantenga así un poquito más. Que sea capaz de seguir emocionándote, sorprendiéndote como lo está haciendo...
Así me pasó con esta película. 
No os voy a contar nada, porque si tenéis la suerte que yo tuve de no conocerla en absoluto, igual la gozáis como yo lo hice. O no... el cine es así...

Creo que el próximo día empezaré con lo de la lista de favoritas... o ya lo he hecho? 

Una última cosa amigas mías. Aunque esto pertenezca más a la sección de puntito crítico...
Que vayais al cine!!! ya sé que es caro... pero aprovechar los días especiales, aprovechar los descuentos, buscar los cines más baratos... qué más dá que el sonido no sea super mega round o que a la imagen le falte un pixel... yo soy fanática de las películas de efectos especiales, de superheroes, de cosas del futuro... también, pero eh?! que no se os olvide que lo importante del asunto es la historia. Ni las butacas extra cómodas, ni las palomitas y los nachos, ni la pantalla tamaño campo de futbol... La historia.

El otro día fuí a ver... qué peli era? el caso es que fuimos a un cine primero vimos el precio y alucinamos. Cruzamos la acera al cine de enfrente, -lo voy a nombrar mira, el cine Paz, que está luchando con todas sus fuerzas por sobrevivir, y llevamos un año escuchando en el barrio que como el Roxy A o el Roxy B se verá forzado a cerrar, pero ahí aguanta como un jabato las embestidas de la modernidad... El cine Paz es un cine normal, con sus cinco salas, de butacas normales y su señora mayor que te vende palomitas pequeñas medianas o grandes a un precio normal, muchísimo más baratas que esas salas multi de ahora, como el cine de la acera de enfrente... Y el precio de la entrada? casi la mitad!!! Así que ojo my friends, no perdamos el norte más... con esto también. 


 https://www.youtube.com/watch?v=gP97HiI7xF8

Por tu culpa Be.
Ssssssssh!!! buenas noches....






jueves, 18 de septiembre de 2014

PUNTITO POÉTICO: Sombras...



Siluetas de la noche, que amenazan en silencio las mentes voladoras de los transeúntes.
Superan los oscuros reflejos de los espejos lúgubres del alma.
Quieren éstas apurar las vidas ajenas,
sin buscar profundidad.
De reflejos a verdades, de espejos a realidades...
Las almas y los susurros agotan su vida y en el más fugaz suspiro.
Majestuosidad del pensamiento.


- VII. 1996-              

Por tu culpa  Be!
Buenas noches sssshhhhhhhhhh!!

martes, 22 de julio de 2014

Dos malos tragos.

Me veo en la necesidad de escribir este breve post para explicar uno de mis últimos comentarios en las redes;

- Le dí dos tragos (involuntarios) al agua de los peces. Cuántos días de vida creéis que me quedan?

Aclaro:
 El otro día estaba limpiando el acuario. Mantener limpios y bonitos a esos pequeños resbaladizos no es tarea fácil y es un poco... asco asquete;
hay que limpiar los cacharritos donde se acumulan las algas; el termómetro, el calentador, a Bob Esponja, Arenita y Señor Plakton, la casita que parece un tronco, donde viven los fantasmas, y las plantitas y piedras de decoración.
Y el filtro!! esto es lo más cochino de todo. Cambiar el carbono, la esponjita...

Pero!!! también hay que limpiar la arena o piedrecitas del lecho, porque es donde poco a poco se van posando las cacas de pez, que no flotan y no aspira el filtro.
Antes, cuando era una aficionadilla del tres al cuarto, sacaba toooooda la arena y la iba pasando por un colador. Un tremendo tostón y si además se te va la mano, acabas con las bacterias buenas que los peces necesitan y te los cargas.

Ahora mi "kit profesional" consta de un aparato, que consiste en un tubo con un pequeño colador y una manguera.





Y!!! así llegamos al asunto. El artilugio en cuestión, funciona como cuando quieres robar gasolina al vecino. Metes el tubo entre las piedras y aspiras por la manguera hasta que esto empieza a succionar. Aspira la porquería que no pesa y la arena vuelve a posarse limpia en el fondo.

Así que, así amigas, aspirando por la manguerita mientras vigilaba para no aspirar ningún pez, acabé dando dos tragazos al agua más sucia de los peces. Puaj! puaj!
Por supuesto no me la tragué y me limpié los dientes y la lengua 15 veces. Dos veces...
Todavía no tengo síntomas. No me han salido branques ni aletas ni escamas, ni ronchas o un color extraño en la piel...

Y sí, limpiar a los pececillos es un rato largo de cochino trabajo cada 15 días, pero cuando terminas y esperas que el agua se regenere, te mueres de satisfacción al ver lo bonitos y brillantes que se ven las carpitas (Penélope, Cometa, Obesus, Doradito), las cebritas (Gene, Fred y Ginger), la monjita Sonrisas y el Sr. y la Sr. Fantasmas.

(quería adjuntaros un par de fotos aquí pero no he sido capaz... en facebook o instagram os enseñaré a mis chicos suavecitos :D)

Por tu culpa  Be!

Buenas noches sssshhhhhhhhhh!!

domingo, 20 de julio de 2014

PUNTITO CRÍTICO; Una reflexión del extranjero

Ayer a la que pasaba por el cuarto de estar a recoger algo de la cocina, mi estudiante holandesa Myrthe tuvo la necesidad de hablar conmigo.
Empezó a contarme que estaba leyendo en Factbook al novio de una chica que iba en el avión derribado. Enseguida a Myrhte se le quebró la voz y se echó a llorar sin consuelo, porque (me explicaba) no entendía cómo podían pasar esas cosas. Cómo una chica de su misma edad, que estudiaba también derecho y a la que, como a ella, le encantaba viajar y conocer gentes y lugares, podía acabar así tan de repente.
En fin... no tiene más. Le dí un pañuelo, un abrazo e intenté hacerle sentir mi pesar y mi común no entender.

Pero un rato después, viendo cómo le ha afectado a ella esta tragedia de su país, me ha hecho pensar en el mío. En “mi gente”.
Me ha hecho pensar en “cómo nos reíamos” o, como poco, “qué exagerados” nos parecían los estadounidenses ante el 11S.
- Uy! Otro programa “in memoriam”, uy! Otra canción que no ponen en la radio para que la gente no esté triste, uy! Más gente donando cosas, uy! Cuánta gente a favor de devolvérsela...
Os acordáis? Yo sí me acuerdo.

Recuerdo que también a mí me llamaba la atención la forma de empatizar de toda una nación. Recuerdo a los actores y actrices llorando, como si se les hubiese muerto su propio padre...
Así se sienten los holandeses ahora...

Y enlazando sentimientos... igual ahora me regañáis u os echáis todos encima por lo que voy a escribir, pero... enlazando sentimientos, pensaba que había algo de diferente entre ese sentir, ese pesar de mi estudiante holandesa y el sentir con el que nosotros, los españolitos de a pié (y ya ni te cuento los de vehículo oficial) aceptamos nuestras tragedias.
No sé... me dió la sensación de repente de que nosotros tenemos como... unas tragaderas más grandes, un asumir la fatalidad más liviano, un “qué le vamos ha hacer” en la boca. Una conformidad?

Puede que sea porque llevamos mucho más tiempo viviendo con la tragedia, con el terrorismo en casa, por ejemplo. Que nuestra historia esté marcada todavía por una guerra relativamente reciente... puede que estemos acostumbrados? acostumbrados a sufrir y reparar con más premura?

Sí sí, ya sé que en cada atentado, que en nuestro 11M o en cualquier tragedia, el pueblo español se echa a la calle, colabora como nadie, dona lo que no tiene... somos buena gente!

Pero no sé. No sé explicároslo... No sabría argumentaros en qué me baso para deciros que YO (porque esto es un pura reflexión personal) siento como si a algunos de fuera, a algunos privilegiados de fuera, la tragedia les pega más fuerte y o les queda más grande.

Será sin duda la falta de costumbre... mayores tragaderas (y esto debe ser una cuestión de supervivencia pura y dura...) tienen las madres en África o los países que viven sumidos en guerras desde nadie sabe cuánto tiempo...

Qué opináis?

Por tu culpa  Be!

Buenas noches sssshhhhhhhhhh!!

jueves, 20 de febrero de 2014

La chica de la galería

Estoy preparando unos post estupendos, pero llevan videos, imágenes y demás, y con lo torpe que soy, me tomaré mi tiempo para que sean todo lo molones que quiero que sean.
Así que entre tanto, se me ocurre entreteneros con una de "arrebatos", que hace tiempo que no surge ninguno.

El que nos ocupa en cuestión pasó también hace unos cuantos años; vivía aún en "el castillo", con mi hermana, aunque esos días estaba de viaje por Cuba. Tenía a mis dos perros amados, Ruri no había llegado aún a nuestra vida. Trabajaba en Häagen Dazs ¿o en Pozuelo?, y estudiaba el acceso para mayores de 25... Y era también tiempo de tormenta familiar.
Fué por esto último, por uno de esos momentos de "hasta el gorro" de familia, que esa tarde de verano decidí coger mis papeles, mis libros de versos y también mis apuntes de geología y bajar a tomar un largo café mientras enrredaba con mis pensamientos.

Me quedé cerca de casa. En el café Madrid, en la calle Belén. Me gusta mucho más el café Belén que está apenas doblando la esquina, pero aquel día, el Madríd tenía sus contraventanas abiertas y el calorcito veraniego invitaba a esa mesa medio dentro medio fuera.
Ahí estuve un rato largo. Escribiendo, leyendo y finalmente estudiando. Sí, estudiando! no seáis malas! además me encanta la geología.

Y...
por aquel entonces mi vida sentimental era bastante sosa. Sí, había algunas "bolas de nieve"*  de las que se sienten mariposas. Pero estaban físicamente lejos así que... como ni mi corazoncito ni mi cabeza saben estarse quietos... desde hacía varios meses me había fijado en una chica que trabajaba en una galería de arte en la calle por donde paseaba a los perros.
Me había tropezado un par de veces con ella por el barrio. Pero no caí en la cuenta de lo guapa que era hasta el día que se rapó la cabeza !¡. Me crucé con ella aquel día y fué algo así como; - qué?! pero?! uy!
Desde entonces cada vez que nos cruzábamos, yo no podía evitar mirarla y tiempo después ya nos saludábamos. Y yo, tan contenta el día que coincidíamos.
Así pasó el invierno y la primavera...
En mis penamientos inquietos, la llamé Maggie. Maggie me parece un nombre bonito. Maggie como la bebé de los Simpson, como Elisabeth Taylor en la Gata sobre el Tejado de Zinc, como Maggie Smith, como la canción de Rod Steward o como el puré de patatas que tanto me gusta, que se llama Maggi, aunque aquí le pongamos esa "J" tan nuestra.
Ese verano aburrido de "muerte y hemorragias nasales"*  Maggie me alegraba los obligados paseos perrunos.

...Volviendo a aquel día, recordais? estudiando en el café Madrid a eso de las seis de la tarde ese Agosto.
De pronto, entre las placas tectónicas o entre alguna de las edades de la tierra, triásico, paleógeno o cuaternario... la chica de la galería se coló en mis pensamiento.
Y en un gesto tonto, platónico y romántico, miré por la ventana en busca del cielo, cuando, de repente! en el balcón de enfrente! encuentro asomada a Maggie. Enseguida giré la cabeza y disimulé con mis papeles.
Pero acto seguido, entre la desesperacón del verano, de los acontecimientos familiares, entre volcanes, simas y ácidos y protozoos... un acto de locura! Cogí un puñado de folios y escribí:

(en rojo y en letras bien grandes)
 CHICA DE LA GALERÍA :)

(otro folio)
TOMARÍAS UN CAFÉ CONMIGO?
 y no contenta con esto, escribí en tres folios más;
NO? :(

(otro folio) 
QUIZÁS OTRO DÍA?

(último folio)
...

y así, preparada con mi montón de folios, pasé dos horas más esperando a que Maggie volviese a asomarese al balcón.
Seguramente por suerte para las dos, no volvió a asomarse. Yo metí los folios entre mis papeles y marché  para casa. 
Seguimos coincideindo por el barrio mucho tiempo después. Coincideindo con ella sola, con ella y su hermana, con ella y su familia, con ella y algún chico... A la que nuestros encuentros se distanciaron, también se distanciaron nuestros saludos. Hasta el día de hoy en que seguimos tropezando y en que apenas sí cruzamos la mirada.

Y ya está. Esta es la historia de la chica de la galería. Una de esas cosas ridículas y estúpidas que, a quíen se le va a ocurrir si no es a Puntito de Luz? Pero oye, quién sabe qué habría pasado? 
Venga, va! hacer alguna locura esta semana! y luego venir a compartirla aquí conmigo. Seguro que yo la he hecho ya... :)

Sssssssshhhhh!!! Buenas noches...
Por tu culpa Be!!!
 

jueves, 6 de febrero de 2014

A las cinco cada Jueves



Últimamente remoloneo un poco antes de levantarme. O bien por lo mal que duermo cada noche y me tengo que convencer de hacer caso a ese maldito despertador, o porque me quedo haciéndome mimos con Ruri, o porque me despierto demasiado temprano y me quedo dándole vueltas a las dos mil cosas que rellenan mi cabeza.
Esta mañana, como si de un resorte del pasado se tratase, me he despertado pensando “jueves!, día de terapia”, y he esbozado una sonrisa. Acto seguido he abierto los ojos y he caído en la cuenta de que ya no tengo 14 o 17 años. Hace mil años que los jueves ya no hay terapia.

Que qué clase de terapia es esta que recuerdo con una sonrisa os estaréis preguntando.

Pues bien, hace... lo dicho, mil años (se ve también como parte de otra vida lejana)... mi madre me propuso llevarme al psicólogo;
 –para ver porqué no esudias... – me dijo... 
a saber lo que le pasaba por la cabeza en realidad a la buena mujer...
A mí por aquel entonces todavía me parecía correcto y adecuado lo que mi madre pensase o aconsejase. Además, con semejante argumento y siete cates de diez... cualquiera le decía que no.

Mi padre ha sido empleado de banca toda su vida, una de las ventajas, de cuando las cosas eran bonitas y funcionaban, de cuando las empresas mimaban, cuidaban y valoraban a sus empleados, era la colaboradora médica. La Colaboradora médica de el banco de mi padre era una pasada. Mejor que Sanitas o cualquier otra que haya conocido hasta hoy. Y pertenecer todos a la misma empresa, tenía mucho de “familiar”.

Así pues, allá que vamos mi madre y yo a ver a la psicóloga de La Colaboradora. Primera cita: lo típico, un par de test de inteligencia, doscientas preguntas a mí por un lado y a mi madre por el suyo...
Y así después de un par de días, Ana, la psicóloga, me pregunta si me parecería bien asistir a terapia de grupo con chicos de mi edad.
Ana era una mujer muy peculiar. Vestía con mucha clase, su clase. Te miraba que parecía que estaba leyendo tu mente! Cualquiera le decía alguna mentira!  O le intentaba hacer un quiebro en los temas! No no no no! Era buena la jodía!

Durante unos cuatro años, como si una extensión del cole se tratase, los jueves a las 4.45 tenía mi terapia de grupo en Cuatro Caminos.
Las primeras cinco o seis sesiones fueron tensas. Éramos solo cuatro y todavía no nos habían buscado un sitio para estar, así que nos reuníamos en el despacho de Ana que era bastante pequeño. Dos en las sillas, uno sentado en los archivadores y otro en el suelo. Unos éramos tímidos y otros venían obligados...
Después se nos unieron dos chicas más. Ni recuerdo cómo nos metíamos en ese espacio tan pequeño.
Y luego dos más. Ocho adolescentes en plena efervescencia ahí, a exponer las tripas y las entrañas... justo en lo que estabamos pensando en ese momento de la vida...
Al fin nos hicieron una sala de reuniones. Bastante fría... era una sala grande, con una mesa redonda enorme en la que cabíamos todos ampliamente. Un espacio más grande que cortar con cuchillo...

Los dos primeros años, me encantaba llegar cada jueves a la monja de turno a las 4.15 y enseñarle mi justificante para salir una hora antes que el resto de mis compañeros.
Cogía mi 149 y llegaba a la sala de espera. Igor ("el chico conflictivo") y Daniel (que vete a saber porqué está aquí este chico tan normal)  llegaban siempre los primeros. Y Patricia ("sentencia"), Marta ("inocente") y yo solíamos coincidir por las escaleras. Laura (esos ojos penetrantes) y Edurne (misteriosa y silenciosa) siempre llegaban con la hora justa, no importaba demasiado porque Ana (la psico) tampoco era puntual. Macarena (la mayor. Quería ser locutora de rádio) y David (el intelectual que estudiaba piano) casi siempre llegaban tarde.
En la sala de espera nos contábamos la semana. Lo que había acontecido y bromeábamos y nos metíamos los unos con los otros. Pero una vez sentados alrededor de la mesa de terapia, se hacía un silencio rotundo. Ana nos miraba uno a uno a ver quien se decidía a hablar. Casi ninguno lo hacíamos así que ella seleccionaba al elegido. El elegido sacaba tema casi siempre superficial pero así poco a poco íbamos sacando los trapillos de dentro;
-         La rabia de unos con y por la situación con sus padres.
-         El miedo de otro a los atentados de ETA (que le habían tocado de cerca).
-         Los problemas en el instituto con los profesores que te cogen manía.
-         La falta de cariño.
-         La enfermedad muy grave de una madre.
-    El sexo. O más bien, la importancia de...
-         La incomprensión del mundo en general. Y del particular de cada uno.
-         El sentirse pequeño e insignificante.
-         Los primeros amores y desamores.
-         Las primeras borracheras VRs regañinas.
Unos más extrovertidos que otros íbamos apañando nuestra horita y media de reunión.

Pero es curioso; a las pocas semanas de empezar las terapias, adquirimos la rutina de merendar juntos en el McDonals de enfrente antes de marchar a casa.
Aquí, sin Ana, es donde creo, hacíamos nuestra verdadera terapia. Ahí sí, nos lo contábamos todo. Opinábamos todos. Nos reíamos y llorábamos nuestra cosas, las de verdad. Recibíamos y dábamos consejos... celebrábamos los cumpleaños...
Cuatro años...

Hoy, ahora, no nos seguimos la pista. Poco a poco fuimos dejando el grupo y perdiendo el contacto. Eran esos tiempos sin Internet en cada casa, sin Facebook, sin móviles y sin Whats up. Si no apuntabas en una agenda el teléfono y la dirección...
Tropecé un par de veces con Laura, que curiosamente, vivía al lado de otra Laura de mi clase y veraneaba en el mismo pueblo que mis primos. También me encontré con Dani por las instalaciones deportivas también maravillosas que el banco tenía para los empleados.

A una de ellas le cogí un poquito más de cariño que al resto. Esto tan típico en mí...
Le escribí unos cuantos christmas pero debía tener mal la dirección y siempre me los devolvían en Marzo. Fue uno de los primeros nombres que busqué en Facebook. Por suerte, de ella, sí tenía los apellidos. Y por suerte apareció. Unos qué tal te va la vida y una promesa de quedar que ninguna de las dos hemos reforzado. Así quedó la cosa.

Esta es una de las cosas importantes que viví.
Todos los jueves.
Mis compañeros de terapia. Mis amigos de terapia.

Buenas noches sshh.....
Por tu culpa Bé.

P.D; acabo de cambiar el título de la entrada "a las cinco menos cuarto cada jueves" al de "a las cinco cada jueves" que aunque no sea exacto, hace referencia a una peli de suspense- terror de lo 196y... A las nueve cada noche.