miércoles, 17 de octubre de 2012

Ratatouille y la pena



Post musical, la banda sonora que me regaló la Rubita, es estupenda de fondo...

(...O de cómo superar los peores golpes de la vida gracias a una rata azul de dibujos animados...)




Va a hacer ya cuatro años (largos de pesar... tanto que escribir esto me hace llorar como una tonta) en que pasé el peor trago de mi vida. Perder a dos de mis tesoros. Mis perros y mejores amigos...

...no sigo por ahí, que este se preveía un mail entretenido y por este camino... chungo chungo...

El caso es que sucedido esto, mi mente o mi corazón, o los dos, cayeron en un bucle de llorera permanente. “Y llorar y llorar....” como cantarían en Mexico lindo...

Estar en casa era el infierno en la tierra, pero a la vez eran solo mis tres gatitos los que conseguían darme consuelo. Y de repente TODO se volvió difícil; pasear por la calle y ver a los perritos amigos, a los dueños de los perritos amigos, que además preguntaban por los míos. Mi dolor me impedía decirles que ya no estaban. – En casa, bien... les decía yo, incluso cuatro meses después....

Los amigos con toda su buena fé preguntaban qué tal lo llevaba y ay!!! Qué dolor otra vez!!!

La tele se volvió uno de mis mayores enemigos!!! Historias tristes, historias bonitas, películas o series en las que moría alguien, o en las que pasaba algo malo... no era capaz de absorberlo!!!

Y la cama!!! Otra gran enemiga!!! Se me quedaba tan grande sin la gordita a mí lado!!! Que cuando por fín dormía era de lo agotada que me dejaba la llorera y la pena.

La decisión final fue no volver a poner un pié en esta. Y así fue como pasé más de año y medio durmiendo en el sofá.

Y así, llegamos a Rararouille...

Durante esos días, meses, ¿años?, encontré consuelo en las películas de Disney. Bueno, no en todas!!! Porque ese año por Reyes me regalaron “Up”, os imagináis? Títulos de crédito y yo ya creí que el corazón se me salía del pecho y se tiraba solo al vaso de agua para ahogarse y no dolerse más!!! AAH!!! Y “Bolt”? habéis visto cómo empieza? Por desgracia yo sí lo ví... Ví cómo empieza, porque no he vuelto a enfrentarme a ese dvd.

Fui descartando así película tras película hasta encontrar mi refugio....

Ratatouille, esa ratita cocinera que vive una gran aventura en París.

Por fin podía dormir. En el sofá. Pero dormir más de cuatro horas seguidas. Los primeros meses me la veía entera. Tooooodas las noches. Mmmmm... unas 90 veces? La veía entera y me quedaba dormida a mediados de la segunda sesión. Las primeras semana... me la lloraba, y así me dormía, pero bueno...

Así se convirtión en mi rutina de dormir. Pasado un tiempo, empecé a dormirme a medias y casi año y medio después, conseguí dormirme antes de llegar a Paris.

Y lo mejor, esa ventaja de los dvds, que se reproducía una y otra vez, así que si por cualquier razón me despertaba en mitad de la noche (lo que hago muy muy a menudo), abría los ojos y me encontraba Rémy cocinando dentro del gorro de Linguini, ese francés amigo suyo narizotas.



A día de hoy, no se me olvida que me devolvió la serenidad y me sacó del miedo de la “oscuridad” de la noche. Así pues, valga este post de reconocimiento a la rata azul.
Y reconocimiento también para una Rubita que yo me sé, que fue la primera en hacerme dormir en mi cama de nuevo. Al menos una noche.
Y a la Mexicana que llegó después y sufrió los coletazos de tremenda depresión y tremenda pena.

Gracias a las tres.



P.D: la peli es estupenda aunque la veaís una sola vez :P

Por tu culpa Be!

Buenas noches sssshhhhhhhhhh!!





3 comentarios:

vann dijo...

Sip, me tocó verla más de una vez o bueno dormirla también...

Esa rata azul encantadora... ;)

Vann dijo...

por cierto...sip, si lees sin interrupciones, la canción dura el tiempo exacto que tardas en leer el post! muack!!

Javier dijo...

Uy, que historión más triste con un final tan feliz, yo no repito películas, no le veo el punto a volver a ver lo mismo, la única excepción a la regla es Planet Terror, pero no se si te gustaría...

No es lo mismo para nada.

Ay la mexicana, que bien.