domingo, 20 de mayo de 2012

Carta de amor para una veterinaria

Hoy vengo dispuesta ha hacer algo de trampa. La inspiración no acaba de aparecer así que tiraré de viejas ideas de post que quería compartir. Porque tengo un montón de estas! Algunas son difíciles de escribir, duras, duelen. A otras querría dedicarles tiempo y concentración, porque son mis pequeñas dedicatorias de aquí y de allá y esas personas o acontecimientos o lo que sea no se merecen menos. En fin, que suenan interesantes, no? Llegarán. Lo prometo. ME lo prometo.


Como decía, recorto y pego. Pero;

- Eh!! no doy pié a quejas!! Que voy a compartir con vosotras una de esas (pocas) cartas de amor que tanto me curro!! Y me da mucha vergüenza!!

- Con tu permiso preciosa “veterinaria”, por suerte ahora amiga...



                                                                                            Madrid, Junio? 2010

Hola guapa,

No sé cuán sorprendida estarás con todo este “arrebato declaratorio” mío…

Te escribo para explicártelo un poco (aunque luego me caiga una bronca tremenda de mis amigas por escudarme en las letras):

Soy un poco brutita para estas cosas de los sentimientos, una loca que cree en flechazos, amores para toda la vida y todas esas cosas… y la historia contigo ha sido un poco rara.

Porque entré en la tienda y al principio no te “ví”, la verdad. Me comentaron que eras veterinaria y esto llamó más mi atención. Y después me tocó abrir un montón de días seguidos. La rutina de verte.

Yo tengo una teoría (seguramente estúpida) que consiste en que, una tiene la certeza de si alguien le gusta prácticamente al instante. Y acto seguido a esa certeza, se suceden unos segundos o minutos de libre albedrío en los que una decide si dejarse llevar y enamorarse o plantarse y salir corriendo en la otra dirección. Hasta ahora así me pasaba a mí.

Y yo vivía muy tranquila… o más bien aburrida (este duro año) sin siquiera un fiche, ya sabes, esa persona con la que te cruzas y te alegra el día aunque sepas que nunca pasará nada…

Hasta hace un para de semanas. Hace un par de semanas o algo más, que caí en la cuenta del “Clik”.

- “Clik” ahí está Nuria.

Ese día que colocaba los paquetes de café subida a la escalera y de pronto sentí tu olor y al darme la vuelta ahí estabas...

Y me sorprendí mirando la hora para ver si vendrías. Y pensándote un poquito. Y… cuando venías y te llamaban por teléfono y no podíamos charlar nuestro ratito... grrrr....

Llegadas a este punto, te escribiría cosas bonitas sobre tu voz o tu gesto serio pero no las tengo todas conmigo…

Más bien todo lo contrario. Tú estate tranquila, que no me has dado pié ni ninguna señal para que yo pueda pensar que te interese. Soy yo. Es mi sino. Si una chica me gusta es hetero fijo. Y lo dicho; como soy tan brutita, “me tiro a la piscina” ahora, para recoger “mi calabaza”, cambiar antes “el chip” y que duela lo menos posible.

E igual:

Igual me estoy cargando el comienzo de una bonita amistad, como diría Bogart…

Igual debería contarte cosas de mí y venderme un poquito (esto no sé hacerlo. Lo que ves es lo que hay. No tengo segundas vueltas porque soy más inocente que un cubo)…

Igual vives con tu pareja, que además es un tío como un castillo y se presenta a romperme las piernas por tirarle los trastos a su chica…

Igual eres una loca o una rara o una idiota… y yo me doy cuenta luego… y tengo que salir corriendo…

Igual lo único que tenemos en común son unos sobrinos pequeñitos, nuestra pasión por los animales y por los árboles de navidad de metro ochenta…

Igual sería una pena, aunque solo sea porque el imbécil de Nico pronunció – Si la veterinaria es lesbiana yo me corto los huevos con una cucharita de plástico. (y esto sería digno de ver. Que también hay lesbianas monas!)…

Igual cambias de Starbucks. NOOOO!!

Igual esta vez… Igual no te digo nada, te dejo pasar de largo y resulta que eras tú…

Igual…

Te lo pongo muy fácil, vale?

Si no te ha interesado nada de esto, pues nada. Corremos un tupido velo y como si no hubiese pasado nada.

Si te interesa lo suficiente como para conocerme un poquito.

Pues nada, no serás la primera amiga que tengo que recolocar (sentimentalmente). Amigas nunca sobran. Y este bache de la declaración lo reímos y lo superamos rápido.

Y si cualquier ¡“otra cosa”!, pues hazme una señal clara para que insista o me devuelves la pelota, nos tomamos un café fuera del horario laboral… no sé. Vaya, tampoco te estoy pidiendo matrimonio, pero si he dado con alguna tecla, dedícame unos segunditos de tu pensamiento y me/te/nos das una oportunidad.

Mis contactos:

............

hazte un Factbook, que es muy divertido!

Y desde hace unos meses (por culpa de una amiga) tengo un blog en el que de momento he escrito poco, pero bueno, también he contado la historia de mis gatitos rescatados (igual esto te mola) y algunas anécdotas que son parte de quién soy yo. www.puntodeluzcuentacosas.blogspot.com

Y ya. Te escribiría diez hojas más, intentando encontrar las palabras mágicas o pondría en mi mano las palabras de otros mejores para llamar tu atención…

Despedirme da un poco de penita, porque suena a final. A final de lo que sea. Pero qué le vamos a hacer…

Y!! mil gracias por las mariposas en el estómago de todas estas mañanas; por las palabras amables e incluso ese –estás bien? de un día de agobio; por las sonrisas y por las charlas de gatos... En cualquier caso intuirte (intuir tu especial) y que me dejases un poquito ha estado muy bien.

BESOS Y QUIEROS





P.d: has probado a ahuyentar a tu gato (Max?) del sofá con lo de la pistolita de agua? A mí con Ruri me funciona.

Lo de perder a mis perrines… sobre todo a mi gordita… lo llevo tan regular, que todavía no he vuelto a dormir en mi cama, ya ves. En algún momento hablaré de ellos en mi blog, pero todavía no puedo. Porque todavía no he soltado lo más gordo de la pena…



Como ya sabéis, recogí mi calabaza y la reubiqué en mi corazoncito.

De aquel momento os diré, que fue super dulce y amable. Que me regaló los oídos y que siguió viniendo por su desayuno como si nada. Que sí, tenía novio como un castillo de grande, pero que no me rompió las piernas. Y que de aquí en adelante... puede que volvamos a tener cosas en común ;)

Yo aprovecho este post para dedicarle el más grande de los cariños y de las suertes y felicidades en su nueva aventura.....





Por tu culpa Be!

Buenas noches sssshhhhhhhhhh!!



4 comentarios:

vann dijo...

eres tan mona amorchi :P

vann dijo...

eres tan mona amorchi :P

Laureana dijo...

Eres muy tú en esta carta/declaración, diciéndolo todo y dando todas las soluciones posibles... Sigue así, no cambies!

Javier dijo...

Y además de mona amorchi, diría que eres super valiente, yo no me hubiera atrevido nunca jamás a escribir una carta tan tan bonita, pero claro yo soy más de reclamar amoríos a base de cachiporrazo en la cabeza y luego arrastrar al pobre desgraciado a mi cueva...
Ay chicas, que suerte tenéis, que suerte tenemos, y tenemos por cierto que quedar ya ya ya.

Un besazo