lunes, 22 de febrero de 2010

Cinta de carrocero X

Definición casera de “CINTA DE CARROCERO”:
Dícese del rollo de cinta adhesiva de color amarillo feo y tacto… como de papel, que habitualmente usamos para proteger y delimitar marcos, interruptores y demás chismes del hogar cuando nos disponemos a pintar.

Sí? Ya sabéis de qué cosa estoy hablando?

Pues bien, como sabéis, convivo con tres gatos peludos. Y a pesar de mis advertencias e incluso amenazas y prohibiciones, ellas, a menudo, se presentan en casa con sus preciosos trapitos NEGROS!!!

Consecuencias:
- Cuando no hay mucha confianza; yo me veo, derepente sumida en un gran slalom de acomodamiento casero, quitando los cubre sofás, los cojines, pasando la barredora a la alfombra en lo que tardan en subir por la escalera, e intentando contener los deseos de frotamiento extremo de Ruri. Resultado: 30 a 40% de pelusidad.
- Cuando la confianza es intermedia… bueno, puede sucederse esto anterior, dependiendo del grado de gusto animal y alergias de la invitada. O que ambas (invitada y yo) hagamos la vista gorda a esa sobre capa peluda que se lleva de regalo… Pelusidad del 90 al 100%.
- Pero!! Y he aquí la explicación de la X de mi cinta de carrocero…
Resulta que cuando hay confianza y a la invitada en cuestión le queda un largo día por delante todavía sin pasar por casa, yo ofrezco mis rodillos quita pelos y mi cinta.
Los rodillos quita pelos… no son muy efectivos para qué nos vamos a engañar… pero la cinta, si se sabe usar, es rápida y cien por cien efectiva.
Pero además, el rollo de pasar la cinta se convirtió en dos ocasiones en todo un festival erótico que yo no acabo de explicarme.
La primera vez sucedió en un sitio semi-público (estábamos solas en un aula) así que la cosa no pasó de… bueno, de lo que sea que os queráis imaginar.
La segunda vez en casa… imaginar, no os cortéis...
Pelusidad variable.

El otro día estuve con una amiga viendo una peli, cenando y cotorreando hasta las tantas. Y ella acarició, amasó y se refrotó con Ruri todo o más. Y adivináis, no? Iba completamente de negro.
- Luego si quieres te paso la cinta… (yo)
- Vale… (ella)
- Pero no me hago responsable de lo que pueda pasar después (yo bromeo)
- Jajajaja, por?
Le conté esto mismo “cinta de carrocero X” y me dijo
- eso tengo que probarlo yo!

Misteriosamente no funcionó O_O
No sé si es que yo no estuve inspirada, si es que ella es más grande que yo y esto dificultó la acción o que
- Jo Be! Es que no jugamos en el “mismo equipo”! o me quieres poco! o mucho! o… ya te pillaré con la guardia baja, ya…

Así que chicas cuidadito cuando alguien os quiera “pasar la cinta” las consecuencias son imprevisibles… Ñiiiiiiiiiiiiiiiii

Por tu culpa Be!
Buenas noches sssshhhhhhhhhh!!

10 comentarios:

Punto de Luz dijo...

soy yo otra vez...
solo para comentaros que pasé un par de días estupendos en Cercedilla con buenas gentes. Y os recomiento que leais la aventura narrada por Be en Quédate a dormir@blogspot.com que seguro que pasais un buen rato.

Obi-Coco dijo...

Ahora m paso a leer el de Be, que le tengo ganas. Pero el tuyo no tiene desperdicio alguno.
Cinta de carrocero X.... ya, ya, ya
Yo tb me lo pase genial en el polo con vosotras, aunq abandoné la casa antes de las nominaciones ;-)

Punto de Luz dijo...

Ciero Obi, el post de Cerce no está todavía, pero llegará!
yo estoy impaciente...

Merry Blues dijo...

Pues me da que tu mente es muy parecida a la mía. Me gusta esa manera en la que le cuantas a una persona su futuro inmediato. ¿Como osa ella siquiera intentar cambiar el futuro?

Be dijo...

Jajajajaja! No fue así, no fue así para nadaaaaaaaaaaa!!

Te tienes que crear pero-que-ya la etieta de "foreplay raruno", porque lo de la cinta de carrocero es de las cosas más curiosas que he visto en mi vida.

(Te quiero un montón, tonta)

Neka dijo...

Ains los dichosos pelos de gatos y la gran sensacion estar en una reunion superseria de pijos y darte cuenta q llevas el pantalon llenos de pelos blancos...

silviosis dijo...

Jajajajaja me ha encantado, jamás hubiera pensado en un uso tan erótico de la cinta de carrocero... ya no la contemplaré de otra manera!

Anónimo dijo...

He llegado a casa con ansiedad. Sí, la que en menos de cuatro días te da grandes consejos sobre el mundo yoga tiene ansiedad. Pero no sé, quizá cuando das consejos a los demás te olvidas de que tu no los cumples, qué cosas¡!

El caso es que he leído la historia de Ruri y también la historia con la chica de la moto, y me han hecho sentir bien. Son mágicas y es bonito recordar que lo mágico está cerca: en un cruce de calle o en las escaleras de tu casa. Me gusta mucho cómo escribes; usas mucho -ito y todo parece más bonito, blandito y tiernito... Desprende mucho amor y ternura tu modo de contar y vivir la realidad, y me sentí mejor. Me ha transmitido una dulzura y vulnerabilidad que muy pocos valientes (tu creo que estás en ese club), se atreven a mostrar, y me he sentido mejor, sí.

Un abrazo pequeñuela.

Rosa

Punto de Luz dijo...

Obi, fuiste un poco cobardica, sí...

Merry Blue, eso digo yo! y que tu mente y la mía van a veces por el mismo camino, jejeje, ya lo sabíamos.

Be, yo quiero tu versión!! ;)

Neka! cuántos tatines tienes?

Silvi el próximo día te regalo un rollo.

Rosita preciosa, qué bonito comentario. Gracias. Qué bien que nos vayamos a llevar tan bien! Pero cuídate las ansiedades, eh? APUNTATÉ A YOGAAAAAAAAAAA!!!! :)
MUUAKS!!

Anónimo dijo...

Gonita, gonita, gonita... bonita, bonita, bonita... Pesiosa... Preciosa...