domingo, 6 de diciembre de 2009

Anita y su Don Juan Tenorio

Estoy escribiendo un para de cositas para entreteneros, pero todavía no las he terminado.
Esto que sigue lo publiqué ya en mi espacio de Hotmail, pero me parece tan divertido, y mi espacio de Hotmail lo visitáis tan poquitas, que lo copio aquí que es más fácil.

Anita B. es una de esas personas que encontré en mi camino y decicí, no dejar escapar, porque aunque apenas tenía diez u once añitos, supe que sería alguien muy especial y eso no quería perdérmelo.
En uno de esos turnos de mágicos campamentos en los que coincidimos, le regalé el libro en cuestión.

La más grandeeeeee!!! Que no quepa duda...
Hoy me permito reescribiros parte de una carta de Anita, del verano de 1990.
La tengo siempre a mano junto a otro par de ella y algunas más de otras, porque siempre siempre me hace reír a carcajadas, a vosotras no?? ya me diréis.
En fin, lo suyo sería poder pegarla aquí tal cual, para que vieseis la letruja y los dibujos y chascarrillos que acompañan, pero vaya! eso me lo guardo para mí. Creo que con el texto ya os hacéis una idea.

.....
- Noticias...
Mi "don Juan Tenorio" ha pasado a llamarse de otra manera: ya sabes, una renovación de identidad: ¡un cambio!.
La historia (la cual se me olvidó contarte) sucedió hace... ¡puff!, lo menos treinta años (es decir, cuatro días):
Estaba medio Gijón en la playa, llena a más no poder, cuando unas olas empezaron a llenar: la puta pleamar.
La gente, de las zonas que estaban siendo inundadas, iba hacia otras zonas, provocando una desertización. Todos, niños y mayores, corrían horrorizados, con sus pequeños entre los brazos y con las maletas ¡ah!, y con los maridos que no se despertaban ni con hostias.
Parecía, según comentaba la gente que salía de Ruanda. Y algo de cierto tenía. ¡Coño! la gente se movía en masa.
Los de las partes secas todavía de la playa, nos descojonábamos. Quedaban 2hrs , para la inundación total de la playa. No nos llegaría el agua!
Pero, de repente en medio de nuestras risas (al ver como movían sus culos, con las toallas y todo mojado los exiliados de inundación) ¡zas! una ola traidora (en la cual me hubiera cagado con gusto) se nos cayó encima, de repente, sin explicación, mientras yo leía... "d. Juan Tenorio", y por lo tanto, iniciando nosotros la desertización entre las risas de la zona que quedaba seca.
Volviendo a lo del libro:
Yo estaba leyendo, ese libro en ¿castellano antiguo?, que no entiende ni su madre, cuando la ola vengadora se nos echó encima. Por tanto y ante las toallas mojadas hasta el culo y que pesaban un cojón, el libro pasó a llamarse:
Don Juan bajo la lluvia.
Otros títulos publicados:
¡Ay! don Juan, que te han calado hasta los huesos.
Don Juan pasado por agua.
Don Juan, pescador.
Don Juan, se hace viejo junto al mar.
Don Juan deja embarazado a un pez.
Don Juan muere al ver un tsunami.
Tiran las cenizas de d. Juan al mar.
Ana B.

Ay!! Anita loca!!! no creáis que acababa aquí la cosa!!! la carta es un no parar. Es la más grande o qué???
A mí no me cabe duda. Y ahí con sus pocos añitos!!! gracias a las gracias la muchacha es más grande, si cabe ahora. Y no solo es la más divertida.
Hale pequeña! sirva de ocasión para devolverte todos los TQ que tú me mandas.

Por tu culpa Miss Be!
Buenas noches sssshhhhhhhhhh!!

4 comentarios:

Obi-Coco dijo...

10 añitos solo? pues si que escribia bien, no se ha dedicado a ello?
Jo, es fantástico que guardes cartas de hace tiempo. Yo antes lo hacía, la verdad esq lo guardaba todo. Pero cada vez que hago limpieza general intento desahacerme de cosas... aunq m cuesta (soy cancer y no puedo evitar aferrarme a los recuerdos del pasado). Entre apuntes seguro q salen aun postales y cartas de Miss Be desde Irlanda, con sus sobres superdecorados (y esq esto del internet, es más rapido, pero tb pierde parte del encanto). Tb tengo x ahi guardadas notitas (folios enteros) de clase, aunq a mi compañero de "notitas" le dije q las tiré hace poco. Y algunas de madres/padres de antiguos alumnos que cuando estoy de bajon releo y recuerdo pq m dedico a lo que me dedico.

Leo dijo...

Jaajaja, qué bueno!! ¿Y solo tenía 10 años? ¡Guau! Por Dios, que nos firme un autógrafo ya, que algún día sus libros valdrán millones! Me ha encantado lo de "Don Juan deja embarazado a un pez· Jajajaa! .

Yo conservo las cartas de una buenísima amiga desde hace... ufff, ¿15 años? Y constato ahora que lo mejor no es conservar sus pequeños miedos, sus historias... sino que lo mejor es tenerla cerquita ahora mismo! No te digo más. ;)

Sigue con el blog, que es fantástico (Gracias Be por obligar a ello, jeje)

Obi-Coco dijo...

A mi me encantó:
¡Ay! don Juan, que te han calado hasta los huesos

jejeje, es buenísima!

Punto de Luz dijo...

Aclaro;
la conocí con diez añitos, pero esto lo escribiría con algunos más. Catorce o quince calculo...
Y está escrita tal cuál. Es decir, que las faltas de ortografía y las expresiones inexactas son las que estaban.

Obi! me hace mucha ilusión que me leas y comentes! Y ¡Ay! Don Juan, que te han calado hasta los huesos, me encanta. Esa y la del Tsunami, por ejemplo.¨

Leo, (te canto) ni más ni menos ni menos...
Yo sí que tengo suerte!;)